Primer reporte del Mundo de Sofia

Público Meta

Público: Estudiantes de bachillerato y cualquier licenciatura

Clase social: media-alta

Región: Todo el país, e incluso todo el mundo

Objetivo: persuadir a los alumnos a adentrarse en el mundo de Sofía y en la historia de la filosofía desde otro enfoque, lejos de los paradigmas actuales en donde se encuentra a la filosofía como una materia tediosa y no agradable. Para los estudiantes de cualquier licenciatura, aunque no está incluida en todos los programas de todas las carreras, dejar aunque se una chispa de conocimiento de la historia de la filosofía y cuanto esta les podrá enriquecer su aprendizaje además de cambiar la perspectiva distorsionada que se tiene de esta.

Se trata de la elaboración de un proyecto audiovisual en donde la relación sonido-imagen tenga relación estrecha donde uno apoyé lo que demuestra el otro y viceversa. Inspirado en la teatralidad del rock progresivo de principios de los setenta en donde no solo se buscaba la ejecución de las canciones en vivo sino de crear un ambiente conceptual donde el espectador se sintiera parte del espectáculo rompiendo un poco con la teoría de la “cuarta pared” del teatro para involucrar al espectador en la presentación.

Se han presentado en México conceptos de la misma naturaleza en importantes recintos como el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México donde se ha encontrado una respuesta muy significativa por parte del público para continuar con esta tendencia.

En concreto, lo que se desea presentar es una secuencia de animaciones e imágenes donde se ha mostrar el dramático paso de la historia de la filosofía con el matiz impregnado por el autor Jostein Gaarder en una película acompañada del sonido de la considerada mejor banda de rock de la historia, Pink Floyd. ¿Por qué esta banda? Porque ha inspirado otras creaciones de la misma índole que ha sido fabulosas y que los temas de las canciones además del sonido se prestan para exponer una historia de la filosofía gracias al misticismo que esta banda le imprimió y que puede ser un fabuloso vehículo para el mejor entendimiento o crear una incipiente inquietud para que de forma autónoma se investiga mas sobre el tema para el público meta.

Lo que se busca es que los alumnos de bachillerato y licenciatura obtengan una experiencia diferente en cuanto a la historia de la filosofía a través del Mundo de Sofía.

 

 

“El hombre moderno ha perdido la capacidad de asombro”

El hombre moderno ha perdido muchas cosas, por mencionar unos ejemplos; la noción del tiempo, espiritualidad, empatía, la capacidad de cuestionar y cuestionarse y el asombro. El hombre moderno vive en una distorsión de las cosas gracias a su agitada enajenación de la cual es presa todos los días para sobrevivir a sí mismo, y desde temprana edad pierde esa capacidad única, ahora tan susceptible y endeble,  que lo característica en esta etapa, el asombro. Un infante hoy en día no le asombra más su entorno a causa de la tecnología, uno de los vicios de esta, ya que prefiere invertir su tiempo libre jugando videojuegos, ya sea de consola,  en el teléfono móvil, en la computadora o lo mismo un adulto en su trabajo. Siempre pegado a una pantalla como una relación de comensalismo entre sí, “la enajenación en el mundo por las pantallas”1.  Es así como el hombre por su grandísima cotidianidad ha perdido el sentido de muchas cosas aunado a la distorsión que ejercen los medios de comunicación sobre lo básico y más importante.

Es tan estresante y furiosa la vida que lleva en las grandes metrópolis que no hay tiempo para detenerse cinco minutos a ver las estrellas o la Luna, en ver el paisaje natural y preguntarse ¿Qué hay en otros planetas?, ¿Si en otros sistemas planetarios hay vida, sería igual de ajetreada que la de aquí?, ¿Cómo es posible que en un momento haya surgido todo eso y  que eso haya dado lugar a la vida, al paisaje, al hombre y todos sus problemas?. En efectivo, la respuesta seria “no porque me urge llegar”, “ya se me hizo tarde”, “quien piensa en eso, en este mundo hay cosas más importantes en que pensar”, “eso es para alucinados que no tienen nada que hacer”. Para Sócrates, Platón o cualquiera de nuestros amigos próximos a estudiar, estas respuestas serian desgarradoras, crudas e impensables para personas como ellos con hambruna de conocimiento, no sabemos si hubieran podido vislumbrar esta clase de actitudes por parte del ser humano de hoy.

Y es aquí donde encontramos a este sublime autor de la mano de una niña, que nos tratan de detener un momento en el trafico, en el metro,  en casa o en cualquier lugar, para voltear a nuestro alrededor  y persuadirnos a cuestionarnos ¿De dónde venimos?, adentrándonos en un mundo mágico lleno de genialidad y conocimiento donde descubriremos un excepcional clase de filosofía como casi ningún profesor lo ha logrado hacer, o al menos hay preguntar a la mayoría de las personas lo que opinan de sus clases de filosofía en el colegio.He aquí el Mundo de Sofía, “un maravilloso texto para adolescentes que se convirtió en un líbro de culto para los adultos”

1Del libro “Pantalla total” Baudrillard, Jean, Noviembre, 2002.

Los principios de la Filosofía, de la creación a los mitos

Y aquí nos encontramos otra vez con ese hombre tan contaminado de la cotidianidad que no se puede formular,  esa pregunta milenaria de ¿De dónde venimos? Es una de tantas preguntas sin eterna respuesta, ya que como lo dicen nuestros amigos de Mileto “Nada puede surgir de la nada”. Entonces, si nada puede surgir de la nada, cómo es que de repente alguien o algo dijo, de una nada total, vamos a jugar a la vida y que surjan estrellas y de ahí planetas y de ahí seres vivos y de ahí que nazcan, crezcan se reproduzcan y mueran, ¿quién o que dio por sentado eso? Pero entonces, si nada puede surgir de la nada, ¿de dónde surgió todo?, ¿había una espacio blanco de nada y de repente surgió una estrellita, un planeta o un ser llamado Dios? Todas estas preguntas no tiene respuesta ni nunca  tendrán, bueno, por lo menos no en nuestra existencia o tal vez cuando muramos, no lo sabremos.

Omitiendo un poco esas preguntas incontestables nos topamos con la capacidad de asombro que el hombre ha perdido poco a poco. En una experiencia personal: me transformé en ese niño que va por la calle y grita ´guau ´guau´ al observar un perro al llegar a la bella ciudad de Puebla. Sabía que era célebre por varias cosas, entre ellas los volcanes. Si ha algo me impacta es la naturaleza y la vida misma y siempre desde niño mi padre me procuró mostrar muchos lugares naturales y conocer los fenómenos de la naturaleza.  Caminando por los prados de la universidad me encuentro con unas de las postales, sin ser churrigueresco, más impactantes de mi vida al encontrar en el paisaje, con suma majestuosidad, los dos grandes volcanes que vigilan a la ciudad de Puebla rodeados de un manto azul celestial glaseados en la parte superior, imponentes ante el paisaje urbano y natural, mostrando su poderío natural pero en su inevitable rudeza, también su inevitable belleza. Bañados del misticismo e historicidad que los ha marcado, causaron en mi una asombro y admiración hacia la naturaleza que cada día me asombra mas. Iba acompañado de mi hermano menor cuando al ver mi impresión exclamó, “son solo volcanes, como si nunca hubieras visto uno, como si en Toluca no hubieras visto el Nevado” ya hasta el Nevado de Toluca me impresiona a pesar de verlo diario. Y luego leo en el Mundo de Sofía sobre la capacidad de asombro, eso que nos hace filósofos, que sonará muy soberbio, pero si Platón cree que tanto hombres como mujeres tenemos esa capacidad que nos hace filósofos, lo único que nos diferenciaría seria la época, porque todos somos humanos y tenemos esa capacidad de ser filósofos, nada mas que hay que despertar esa inquietud. En esta experiencia, mi hermano representa al ser humano sin capacidad de asombro, atrapado por la cotidianidad, no lo culpo, pero creo si yo también soy filósofo y buen comunicólogo, tendré que persuadirlo hacia el saber filosófico inspirado en el Mundo de Sofía.

De esta experiencia y junto con el Mundo de Sofía, pude dar un salto de la mitología nórdica a la mitología náhuatl donde existe una explicación mítica sobre el origen de los volcanes Popocatepetl e Iztaccíhuatl mostrando así la inquietud filosófica del hombre por buscar respuestas a los orígenes naturales. Y así poder afirmar, en un campo de la comunicación, que dos culturas separadas por cientos de años y kilómetros de distancia pudieron evocar un mismo concepto, el del mito y consolidar la teoría de que todos los seres humanos podemos tener la capacidad para formularnos preguntas y respuestas de cualquier tipo, siendo tan similares las formas pero tan diferentes las culturas, el contexto y las épocas, dando un ejemplo de la visión mítica del mundo.

 

Los filósofos de la naturaleza

Empezando a moldear la historia de la filosofía, nos encontramos con el objetivo sobre el cual el filósofo va a trabajar. Algunos se enfocaron hacia la naturaleza, otros hacia el ser humano y otros hacia sus sistemas y sus consecuencias, pero por lo pronto veremos a los filósofos de la naturaleza, entre ellos los tres de Mileto:

Parece muy factible el hecho de que los primeros filósofos empezaran a cuestionarse sobre los fenómenos naturales como la lluvia, el viento, sequias, eclipses etc. Dando por inadmisibles los mitos, de ahí la naturaleza del filosofo por cuestionar lo establecido en la sociedad. Pongámonos en una circunstancia similar a los filósofos de la antigüedad; que tal como unos niños que quieren descubrir su entorno y empezar a preguntarse ¿Por qué sudo papá?, ¿Por qué me enfermo?, ¿Por qué llueve? Imaginémonos a los filósofos antiguos como unos niños, ya que su marco de conocimientos podría asemejarse al de un niño por que no sabían lo que nosotros sabemos y más aun, gracias a ellos. El niño hoy en día tendría al papá, a la mamá, maestra o cualquier otra persona que le pueda contestar su pregunta de una forma que el niño la entienda, pero, los filósofos ¿a quién tenían?, nada mas y nada menos que a su inteligencia y su razón que fueron las que fueron construyendo las suposiciones e inferencias acerca de los “pequeños gérmenes que componían todo” como propuso Tales de Mileto, o que tal proponer “una materia prima de la cual todo está compuesto” como propuso Anaximandro y porque no como Anaxímenes postular “la combinación de tierra, agua y fuego para resultar aire”. Todas estas teorías parecen lógicas al toparnos con la idea de que los filósofos casi no tenían antecedentes en los cuales basarse más que en su razón y más de uno de nosotros habrá vislumbrado en sus pensares filosóficos, a cualquier edad, más o menos lo mismo porque somos humanos y poseemos razón, haciendo de lado un poco, como Sofía, lo que nos enseñan en el colegio.

Resulta interesante observar como las primeras postulaciones van evolucionando conforme otro filósofo aporta su postura para así ir generando teorías científicas. Un ejemplo de ello es nuestro amigo Parménides al sentar el incipiente y primitivo racionalismo el cual a la postre sería reforzado por Renato Descartés en la Ilustración. Otra idea iniciadora de una gran teoría, la de la relatividad enunciado por el célebre Albert Einstein, es la de Heráclito al proponer que en la vida “todo fluye” ejemplificándolo con la analogía del río y él. Y una más controversial propuesta por el mismo Heráclito es la de las contradicciones de la vida y aquí expreso otra experiencia filosófica como Sofía olvidando lo aprendido en el colegio:

Antes de entrar a la universidad tuve que dejar un tiempo mis estudios de preparatoria por razones económicas y me enrolé a una mediana empresa de pizzas donde el trabajo era muy desgastante y demandante. No tenía mucha experiencia en alguna clase de labor ya que no me había visto en la necesidad y mucho menos conocía la forma de elaborar una pizza siendo esta mi labor designada. Estuve mucho más del tiempo que pensaba estar porque me comenzó a agradar y eso me permitió aspirar a un puesto más alto dentro del negocio. Y esto que podría aportar a mi razonamiento filosófico, siendo que muchas personas de la sociedad lo ven como una labor despectiva e inferior, pero mi razonamiento filosófico me dijo que se necesita más que fuerza para hacerse cargo de un trabajo  y coincidir ahora con Heráclito. Cuando llegaba agotado a mi casa,  el acostarme y descansar o los días que me daban libres,  eran de las sensaciones mas placenteras que podía experimentar en ese momento. Así en uno de mis retornos agotado a casa, me detuve un momento y miré al cielo, y después de un día ajetreado me di cuenta de que el ser humano de hoy, a causa de los veloces ritmos con los que se desarrolla la vida humana, no tiene tiempo de asombrarse por el mundo; y hago hincapié en esto porque a pesar de haber leído con anterioridad el Mundo de Sofía, no tuve presente en ese momento filosófico,  los postulados de estos filósofos griegos con los que ahora me identifico, ¿y esto que tiene de importancia?, que desde mi razonamiento y asombro pude vislumbrar la teoría de  las contradicciones de Heráclito al afirmar  que:  ”si yo no estuviera cansado, no apreciaría el descanso, si no trabajara, no apreciaría los días de descanso, si no me equivocara, no podría ver cómo se hacen las cosas de forma correcta”  y así se pueden nombrar un sinfín de ejemplos. Esto fue producto de mi raciocinio filosófico al cual todos los hombres y mujeres podemos poner en práctica tal cual lo han hecho miles de seres humanos a través de la historia y ahora ¿por qué no nosotros? Aquí también puedo agregar la frase que más adelante veremos donde “Aquel que sabe lo que es correcto, hará lo correcto” otra de las cosas que aprendí en mi trabajo y ahora refuerzo con el Mundo de Sofía, y no estaba estudiando ni en la escuela.

Al analizar la teoría de los cuatro elementos de Empédocles, también resulta lógico que haya pensado que toda materia sobre la Tierra estuviera formada de estos cuatro elementos. Esto lo podríamos acatar con un ejemplo diferente al de la madera y el fuego: el ser humano podría pensarse que es una unión de los cuatro elementos al sentir el fuego con el calor que generan las calorías, el agua con el sudor, al viento con la respiración y la tierra cuando nos morimos y nos convertimos en cenizas. Al principio, como ya mencionamos, puede sonar lógico pero donde quedan las pequeñas partículas o “gérmenes” que también nos forman, para aquellos filósofos si se encontraran en un debate cara a cara sería interesantísimo como cada uno defendería sus posturas pero para esto están los siguientes filósofos quienes van cincelando cada una de estas teorías.

No podríamos dejar de mencionar otro gran filósofo que sentó las bases de la astronomía, el gran Anaxágoras.  Me causa gran impresión, como a muchos,  que Anaxágoras pudiera enunciar una teoría que suena más actual hace más de 2436 años y sin los medios científicos con los que sus contemporáneos contarían. Aunque igual de asombrosas fueron las aportaciones que hicieron los pueblos prehispánicos tiempo después pero más o menos en el mismo contexto.

Muchos de nosotros  nos sentimos identificados con el juego del lego y este recurso del autor utilizado para relacionar al juego con los átomos me parece de lo más excepcional para la mejor asimilación de los conceptos asentados por Demócrito.

Una vez más me resulta sorprendente la brutal maestría con que los filósofos de la antigüedad formularon  teorías tan precisas con sus respectivas limitaciones. Como Demócrito al sentar las bases de la teoría atómica partiendo de que todo en el mundo está formado por pequeñas partes indivisibles, que a la posteridad se descubriría que estas  partes indivisibles llamadas átomos se podían dividir en electrones, neutrones y protones, que a su vez estos contiene partículas más complejas llamadas quarks pero que se deben liberar a altísimas temperaturas y que están en estado plasma liquido, claro esto solo se puede en los laboratorios porque nosotros ahora contamos con esa tecnología, pero, ¿Demócrito se puedo imaginar acerca de estos pequeños prisioneros a donde hemos llegado? 

Nos adentramos a otra cuestión  que ha perdurado al paso de los años en la historia de la humanidad, la del destino. Muchos creerán en el o no, muchos querrán saber a través de las pitonisas, gitanas y chamanes etc. En este tema muy a parte del Mundo de Sofía tengo dos grandes influencias de películas que he visto y me han marcado: la primera película es Forrest Gump en donde se habla del destino como algo predestinado y a la vez como algo que tú forjas. Soy creyente de la fe Católica, a raíz de una situación muy adversa por la cual pasamos mi familia y yo tuve fe en dios para salir adelante ya hasta ahora así ha sido. Pero también creo como en la película,  de que tengo un destino en esta vida por cumplir pero que yo puedo forjarlo si pongo empeño en ello. La segunda película que me influenció está basada en las ideas de un filósofo francés del siglo xx que me gusta mucho, Jean Baudrillard, esta película es la tercera parte de una trilogía llamada Matrix donde en nuestras manos esta cambiar nuestro destino y que el propósito de la vida es tener un fin.

Aquí nos encontramos  con otra cuestión más que analizar; acerca de la ética de los médicos. ¿Hoy en día, aquel juramento que hizo Hipócrates, tiene vigencia? Al parecer no, porque creemos que los médicos solo lucran con la salud de la personas y que se ha utilizado la medicina para afectar a personas inocentes y enriquecerse. ¿Se habrá imaginado esto Hipócrates?  ¿Qué reacción tendría al saber lo que sucede hoy en día con la medicina?

Y hemos llegado a uno de los personajes más célebres de toda la historia antigua que es parte aguas en la filosofía antigua para definir a loa anteriores a él como presocráticos: Sócrates. Coincido con las posturas críticas de los sofistas y su inclinación hacia la existencia de respuestas a los grandes enigmas del mundo que el hombre nunca conocerá como ya se había planteado en la introducción.

Que tan grande fue este filósofo al heredar al mundo la frase “más sabia es la que sabe lo que no sabe” y concordamos con otra frase “la grandeza del hombre es reconocer sus pequeñez”. En otra de mis reflexiones filosóficas sobre “yo solo sé que no sé nada” hasta nuestros días el hombre cree que sabe mucho sobre este mundo, pero en el infinito este mundo es tan pequeño e incluso junto al Sol. Creo que es bastante soberbio decir adjudicar “universal” a ciertas leyes que el hombre ha asentado con solo basarse en su mundo sin conocer la infinidad de cosas que puede haber en el infinito y mas allá. Por eso el hombre creo que vive una ilusión de que ha lo largo de la historia ha conocido el mundo casi en su totalidad, ni siquiera se conoce el mismo hombre en su totalidad al descifrar la complejidad del genoma humano. Se ha avanzado en las ciencias pero no caigamos en el espejismos de que hemos llegado lejos, creo que como Sócrates debemos creernos ignorantes para así nunca perder el ansia de conocimiento, por que el hombre común de hoy cree que lo ha visto todo y que ya no hay mucho por descubrir, de ahí la perdida de asombro ante la ciencia, pero en nosotros esta en rescatar esta espiritualidad y apetencia de saber. A lo mejor nunca seremos totalmente sabios por que como Heráclito, “todo, fluye” y no existe un escenario de totalidad, como Freud también postula “no existe la felicidad total”,  es periódica y por lo tanto al final “todo sigue fluyendo”. 

Siguiendo con nuestro amigo Sócrates, he aquí una vez más una experiencia filosófica en mi vida, quizá la de mayor importancia: haciendo referencia de que el conocimiento proviene de nuestro interior, “voz divina”, me encuentro en una etapa difícil de mi vida con una idea marxista de que “la situación material del sujeto influye totalmente en sus ideas y concepciones”. Al carecer de estabilidad económica y pasar por una etapa adversa de mi vida, un día un amigo en una conversación muy profunda me hizo una pregunta,  fiel al estilo socrático de que “una pregunta puede llevar más pólvora que 100 respuestas”, exponiendo mi ignorancia: ¿de qué te gustaría estar rodeado? Y yo conteste,” de mi televisor, consola de videojuegos y mis revistas” a lo que el replico, “es respetable, pero a mí me gustaría estar rodeado toda mi vida de conocimiento”. Desde ese momento me quede impactado por la ferocidad de la pregunta y la precisión de la respuesta. Nunca he querido ser una copia de aquel amigo pero desde ese momento siempre le he mencionado que estoy tremendamente agradecido por haberme despertado lo eternamente verdadero, lo eternamente hermoso y lo eternamente bueno, esa “voz divina” que emanó de mi interior como Sócrates pretendía hacerlo en las plazas públicas de Atenas con la demás gente común. Además de que mi propósito en la vida es rodearme de conocimiento al igual que Sócrates, Sor Juana Inés de la Cruz o el susodicho,  me ayudo a encontrar mi vocación y así elegir mi carrera. Propongo convertirnos en Sócrates de hoy y despertar en muchas personas esa voz divina que hoy necesita nuestra sociedad para ser una sociedad, aunque no gobernada por filósofos como lo idealizaba Platón, mejor.

Estamos llegando al segundo del “grupo de los tres”, el alumno de Sócrates, o mejor conocido como Platón.  Coincido y no en algunos aspectos con Platón:

-Para empezar, la idea de un molde no se me hace tan descabellada, ya que desde pequeños observamos que algunos animales tienen cuatro patas, que unos son grandes y otros pequeños, y que la mayoría de nosotros está formado por cabeza tronco y extremidades. Pero, ¿qué es lo que nos hace diferentes de los demás? ¿Será la esencia, el alma u otra cosa? Me parece un poco difícil de creer que exista un mundo de las ideas donde mi alma existe perfecta y en el momento de que nazco se aprisiona esta alma en mi cuerpo y que al ocurrir el cuerpo del mundo de los sentidos se torna imperfecto. Creo que antes de nacer no existía y por lo tanto después de existir  en el mundo de los sentidos, como Platón lo llama, pueda regresar al mundo de las ideas y que de ahí se renueve el ciclo con mi alma aprisionada de nuevo en otro cuerpo y que al nacer no recuerde nada. Para complicarlo más ahí podría entrar el fenómeno del deja vú en donde tenemos un reflejo de haber vivido alguna situación o en un lugar previamente sin tener certeza de ello. Es bastante complicado ya que también entrarían mis creencias religiosas como para poder coincidir con Platón sobre el mundo de las ideas y el mundo de los sentidos. Y respecto al postulado del molde, podría llegar a creer en algo así y lo que nos diferencía de todos es la esencia que se moldea conforme se crece y se aprende pero que no esta predeterminada en un mundo de ideas.

-Similar a lo de las sombras en  la caverna yo denoto algo a partir de varias influencias filosóficas, dentro de ellas Platón:

Empezando con una analogía sobre los planetas: los plantes y sus respectivos satélites son cuerpos oscuros que no poseen luz propia, por lo tanto para iluminarlos se necesitan la intervención de un rayo de luz. A esto, creo que todos nacimos en una oscuridad total. Tenemos resguardos muchos talentos que a la larga unos desarrollaran más que otros cualesquiera que fueran. Por lo tanto necesitamos una luz, un detonador, un estímulo que provenga desde afuera para iluminarlos y así desarrollar esos talentos resguardados. Como dice la estrofa de una canción en forma metafórica ”en realidad la Luna no posee un lado oscuro, siempre esta oscura”2  Un ejemplo: no creo que los humanos tengamos un lado oscuro como la Luna, sino simplemente debe de haber un detonante para desatar aquello que es oscuro; una persona, al llegar a cierta edad tiene la capacidad de matar, robar, engañar, sin embargo debe de haber detonantes que conlleven a esta conducta, como podrían ser las drogas o una situación extrema como hambruna, que llevarían a iluminar este “lado oscuro”. Y es por eso que los moradores de las cavernas mataron al morador que había descubierto el mundo de afuera, por que vivieron en un total oscurantismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2Del disco “Dark side of the moon” Eclipse, Floyd, Pink Lóndres, ING., 1971

 

Conclusión

Este libro está rodeado de experiencias para mi, desde mi experiencia con los volcanes, pasando por la idea de que algún tendría que volver a leerlo, y ahora tengo la oportunidad, hasta el sitio donde hago mis lecturas, dentro de la universidad, sin saberlo me senté en una banca que me agrado y posteriormente descubrí que se llamaba “la banca del filósofo” además de hacer mis lecturas en los jardines me envuelve en el contexto del líbro, en la casa de Sofía hasta los jardines a donde los antiguos filósofos meditaban.

Es un excelente líbro el cual se percibe para un público adolescente pero que los adultos también pueden leer. Es un excelente curso de filosofía,  como si nosotros fuéramos Sofía y el filósofo que da el curso fuera Gaarder. Valiéndose de numerosos  y magníficos ejemplos que nos ayudan a comprender mucho mejor las teorías de los filósofos antiguos. Por mencionar: el juego del lego y los átomos, las pastas y los caballos y situaciones en donde por momentos nosotros somos Sofía y hasta podemos acordar, discrepar o agregar a las teorías que gracias a este libro son livianas y digeribles.

Para muchos será una obligación, un libro más, o para otros que buscamos y gustamos de la filosofía,  puede ser la llave que abra nuestras puertas del entendimiento filosófico hacia postulados más complejos y así nosotros ser filósofos, despertar esa capacidad de asombro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

.www.youtube.com/cavernaplatonmatrix

.www.google.com/imagenes/cavernaplaton

.www.wordreference.com/sinonimosyantonimos

http://www.egs.edu/faculty/jeanbaudrillard.html

., http://es.wikipedia.org/wiki/Quark  Teoría de liberación de los quarks

. http://es.wikipedia.org/wiki/Dark_Side_Of_The_Moon

  • Baudrillard, Jean Cultura y Simulacro (1978). Editorial Kairos, Barcelona, 1993
  • .Baudrillard, Jean. “Pantalla Total”. Anagrama. Noviembre 2002,

Gaarder, Jostein (2004). El Mundo de Sofía. Edit. Patria, Siruela, México. (13ª reimpresión)

Textos filosóficos I y II de Preparatoria Abierta, SEP, material didáctico,  2005

Textos Políticos y Sociales I y II,  Preparatoria Abierta, SEP, material didáctico,  2005

Textos Científicos I y II, Preparatoria Abierta, SEP, material didáctico, 2005

Cross, R C-Woozley, A D., Plato’s Republic. A philosophical commentary. London 1964.

~ por oscarmacedo en agosto 27, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: