Tercer Reporte del Mundo de Sofía

“Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él.”

                                                                                                          Immanuel Kant

 

 

“La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia adelante.”

Soren Kierkergaard

 

 

“No se puede aprender filosofía, tan sólo se puede aprender a filosofar.”

Immanuel Kant

 

 

“El hombre puede hacer que el mundo sea más justo, pero no quiere”

Anónimo

 

 

“Un pueblo educado, es un pueblo peligroso”

Ernesto “Che” Guevara

 

 

“El simulacro no es lo que oculta la verdad. Es la verdad la que oculta que no hay verdad. El simulacro es verdadero.”

Jean Baudrillard

 

 

“No se puede aprender filosofía, tan sólo se puede aprender a filosofar.”

Con esta frase de Kant, me aventuro una vez a lo que para mí es un placer y no un solo deber. Aunque no me gusta ser una persona que vive en la fase estética de Kierkergaard y vivir en cuanto a los impulsos y al momento. Creo que es el caso de esta sociedad postmodernista. Se ha quedado en la superficie de la consciencia viviendo el día a día en la oscuridad, como alguna vez Goethe lo dijo. O como Sofía y Alberto lo dirían “se quedan en la piel del conejo”.

Me encuentro en una etapa de la lectura en donde creo absolutamente todo, contrario a lo que me diría Descartes sobre la duda metódica. Tengo que confesar que he caído en situaciones indeseables para mí al pecar de nobleza al no ahondar y analizar los pros y contras de la situación, aunque también seamos honestos, no todo el tiempo se pude ser analítico y minucioso. Pero sin embargo el Mundo de Sofía me ha servido de guía para aplicar en mi vida algunos de los aspectos aprehensibles y aplicarlos para ser una mejor persona. Ahora, no soy un escéptico, pero trato de aplicar “la duda metódica” y aquella frase célebre de Descartes “pienso y luego existo”. Cuando escuché esta frase en mi etapa secundaria escolar fue como si un ventarrón entrara por la ventana de mi mente y desacomodara una parte de mi pensamiento, para así reformar uno de mis defectos de personalidad que es el ser despistado. Primero pienso y luego existo, es así como antes de hacer cualquier cosa ordeno mis pensamientos para evitar olvidar algo y luego hacer lo que tenía programado. Parece tan fácil pero dicen por ahí “del dicho al hecho hay mucho trecho”.

En esta continuación del viaje por la historia de la filosofía de la mano de Alberto y Sofía, nos adentramos en el empirismo de Hume, después pasamos por el desencanto que causa inferir que Sofía es una historia dentro de una historia, llegamos al final del túnel del “oscurantismo” para deslumbrarnos con la ilustración, y en el camino encontramos a Kant definiendo nuestra percepción, a la postre tenemos a los soñadores individualistas de los románticos, pasamos por Hegel y su razón fluida como un rio. Y llegamos a hasta las frías tierras escandinavas con Kierkergaard.

El recorrido suena y es bastante suculento, con lo cual abrochamos los cinturones de la razón para no dejar escapar ningún postulado y abramos las puertas de la percepción y el conocimiento para ordenar, dudar, sistematizar y encontrar teorías y postulados que me ayudaron a embonar las piezas del rompecabezas de mi mente para moldear mi filosofía, porque me queda claro que lo importante no es aprender filosofía, sino aprender a filosofar, así que no espero mas y continúo.

 

 

 

 

Hume y los sentidos sobre la razón

Partiendo de lo cotidiano, Hume se avoca a elaborar su filosofía. Concuerdo con él, ya que a través de la observación de mi vida diaria y de los demás, elaboro mis reflexiones filosóficas. Con Hume volvemos al principio de la historia de Sofía donde buscamos mantener esa fascinación infantil para no perder la curiosidad y la vitalidad que nos haga vivir el día al máximo, como lo dijo José Martínez Ruiz, “la vejez es la  perdida de la curiosidad”.

Hubo una ocasión similar en mi vida no hace mucho tiempo, similar a la de mi primer reporte, en donde mi hermano y yo nos encontrábamos caminando por la universidad cuando como todos los días admiraba la viril belleza del Popocatéptl y la imponente figura del Iztaccíhuatl. Pero lo curioso de la situación fue cuando un pájaro se bañaba en los charcos causados por la precipitación del día anterior. Si algo me impacta es la misma naturaleza, y el ver a esta ave bañándose me pareció algo muy llamativo, con esto mi hermano hizo mofa de mi actitud “infantil” parodiando mis expresiones con un grado de ironía.  Esto también me recordó a la persona de mi abuela materna, que es una persona que se deja impresionar muy fácilmente.  En cualquier situación de convivencia con ella, comentaba sobre aspectos muy minuciosos de las cosas, que para mí y mis demás familiares parecían meramente irrelevantes, tal vez por nuestro sentido de cotidianidad. Exaltaba de forma muy curiosa y detallada el color, la forma y el diseño desde cualquier objeto que se encontraba cerca (como arreglos florales, diseño de un vaso, de un mantel, el color de una prenda de vestir). Todo este tipo de cosas parecía que le causaban gran admiración, sin embargo para todos los presentes eran insignificantes. Con esto me refiero a la postulado de Hume acerca del volver hacia una visión de niño, y observé esta teoría en  mi abuela teniendo una actitud de alguna forma infantil para admirar su alrededor. Esta es una forma muy característica de su persona, sin embargo creo que es lo que le ha ayudado a o nunca perder esa capacidad de asombro para mantener su estado de ánimo casi siempre en júbilo.

Un postulado más de este gran filósofo es acerca de las impresiones y las ideas. Encuentro similitud con Aristóteles sobre su idea acerca de la percepción en donde nos dice que no hay nada en la razón que no haya estado en los sentidos. Porque para Hume las ideas que poseemos sobre las cosas vienen de una impresión y esta forma las ideas simples y compuestas. Quedé más impresionado yo al encontrar sentido sobre esta teoría. Pero puedo encontrar una idea contraria a la de Hume sobre que la impresión es más viva que el recuerdo. En cierto modo la impresión del momento no se puede comparar con nada, como por ejemplo la impresión experimentada en un concierto. Muchos pueden coincidir conmigo que la experiencia no es la misma en vivo que apreciarla en video. Pero al momento de recordar cada momento vivido en esa gran impresión, sentimos que estamos ahí de nuevo. He aquí donde encuentro la conexión con la frase popular “recordar es vivir”.

 

 

Sobre las ideas compuestas, mi aceptación corresponde a este postulado. Hubo alguna ocasión que recuerdo cuando apenas era un niño de primaria, pregunté a mi madre sobre la veracidad de la existencia de los dragones. La respuesta de aquella ocasión no fue la óptima, así que mi propia curiosidad no me llevó a los libros como debió de haber sido, aunque más tarde, conforme fui aprendiendo historia en la escuela llegue a la conclusión de que obviamente el dragón no existió mas que en la imaginación de la de los chinos y en sus mitos. De ahí llegué a una segunda conclusión de que forzosamente se tuvieron que basar en elementos de la realidad para elaborar lo que hoy gracias Hume puedo llamar una idea compuesta. El dragón es una idea compuesta que la imaginación de los chinos elaboró con tijeras y pegamento mentales para obtener de la serpiente el cuerpo y las escamas. También me cuestiono sobre lo que Hume quiso decir sobre el cielo, acerca de que es una idea compuesta, pero más bien creo que es una connotación que los seres humanos le hemos dado. Y así como al cielo, ha muchas cosas le hemos dado un sentido connotativo, así que me pregunto, para Hume ¿la connotación es errónea?

Encajo una vez más con la idea de la fluidez del “yo”. Y de la teoría a la práctica,   una vivencia mas. De niño era un persona extremadamente tímida, de adolescente era inconsciente, pero ahora creo que he cambiado y gracias a los procesos de aprendizaje que he experimentado a lo largo de mi existencia, he moldeado mi personalidad de la forma en que más feliz me he sentido. Así compagino con Hume sobre la existencia de un núcleo del “yo”

Llego al punto que mas me llamó la atención. Este filósofo escocés deduce, contrariamente a los racionalistas, que los seres humanos actuamos en base a nuestros sentimientos y no a la razón. Aquí me detengo para recordar que en los modelos de comunicación vistos en clase, varios autores excluyen a los sentimientos como parte fundamental del proceso de comunicación. Así que estoy de acuerdo una vez más con Hume. En el proceso de comunicación interpersonal actuamos de acuerdo a nuestros sentimientos y no a la razón. Veo en este ejemplo cierto sentido: Coincidimos todos en que el desarrollado la tecnología ha impulsado el mejoramiento de la medicina y con ello se ha prolongado la vida del ser humano. La vejez para la naturaleza en teoría no existe ya que cada elemento del medio ambiente, sea animado o inanimado tiene su periodo de tiempo y no permite que se prolongue su estancia más de lo debido. Así que el ser humano prolonga su estancia sobre la Tierra y ello conlleva a un consumo de recursos más prolongados, entonces en teoría los viejos absorben recursos que podrían ser utilizados para las nuevas generaciones y no alimentando la sobrepoblación. El siguiente ejemplo seria del tipo racional y si lo analizáramos, de primera intención sonaría cruel y despiadado, pero eso sería desde un punto de vista racional. Pero como actuamos en base a los sentidos, según Hume, muy probablemente ninguna persona pensaría algo similar a esto entonces los sentidos nos llevan a tener un afecto hacia los abuelos  y se hace todo lo posible por hacer hasta el último intento por mantenerlos con nosotros.

“Un pueblo educado es un pueblo peligroso” diría el Che Guevara. Aquí hallo una conexión con Hume, quien decía que las ideas racionalistas francesas eran sumamente peligrosas, y con ello para los intereses de los jerarcas del gobierno, por que como hoy en día, lo que menos necesita un gobierno es un pueblo racionalista, crítico e instruido.

 

Berkeley y Dios como causa de todo.

Un obispo irlandés preocupado por el materialismo de la época, tenía como fin preservar el cristianismo. Pensaba que todas nuestras ideas eran provocadas por un espíritu superior y que ese espíritu superior era Dios. Me confieso como una persona creyente del catolicismo, pero mi filosofía me ha llevado a cuestionarme un poco sobre algunos postulados filosóficos religiosos como este. No creo que el mundo sea la total impresión de Dios. Si Dios es la causa de todo, desde las leyes naturales  hasta de nuestros pensamientos, porque nos ha dado libre albedrío. O es a caso que el libre albedrío es una mera ilusión de un especie de poder decisivo y al final Dios es el que siempre decide sobre todos nuestros sentimientos, pensamientos y así, de nuestro de destino. Aunque también siento, que Dios deja pistas en nuestras vidas para seguir el camino correcto. Esas pistas pueden ser en forma de  postales, plátanos o aviones con mensajes o truenos.  Es una respuesta que nuestra razón no puede contestar porque no existe tal material en ella para contestarla, como Kant propone.

Berkeley toca el tema sobre existencia, tiempo y espacio. Y en cierto modo llegue a dudar alguna vez  de la existencia del tiempo, por que como lo dice, no es lo mismo una semana para Dios que para nosotros, o en ocasiones no es lo mismo una hora para mí que para un compañero ya que depende mucho el contexto y la percepción. Pero al paso del mismo tiempo, llegue a la conclusión de que el tiempo es la fuerza más poderosa del el universo, aún más que la de gravedad que llega a atrapar  la luz. El tiempo es el que está presente en todas las cosas del universo. Desde tiempos ancestrales, el hombre ha admirado al Sol y la Luna,  tanto como considerarlos unas deidades. Pero aun así, el Sol y la Luna tienen su tiempo. El nombre también está presente en todas las cosas pero no tiene una influencia directa sobre los cuerpos como la tiene el tiempo, es ahí de donde  este obtiene su poder, nada en el universo le puede escapar al tiempo. Entonces podría inferir que el tiempo es Dios, porque influye y está en todas las cosas. Esto podría ser una reflexión del tipo de Berkeley.

En alguna reflexión existencial, concluí que mi vida podría ser, al igual que Sofía, un cuento. Un cuento que alguna mamá lee a su niño en la cama antes de dormir, una historia que se cuenta en una fogata o un sueño de otra persona. Esto me ha llevado a que en algunas ocasiones no tome la vida tan en serio y dejarme llevar por la ilusión de que la vida es un cuento y por lo tanto todo es fantasía, o un simulacro como Baudrillard lo definiría.

 

 

La Ilustración y la salida del túnel del “oscurantismo”

La salida del túnel nos trae el fin del oscurantismo europeo y nos lleva al Siglo de Luces donde muchos de los preceptos sociales bajo los que hoy nos regimos moralmente se declararon. Cabe mencionar que este movimiento social y cultural se gestó en territorio francés. La rebelión contra los Luises y sus excesos fue una de las principales características de este movimiento que también inspiro otros movimientos emancipadores, sobre todo en América con la Independencia de las 13 colonias de Norteamérica y de las colonias españolas y portuguesas.

El racionalismo podría ser otra forma de llamar a este movimiento. La influencia inglesa se hizo presente en esta corriente gracias a los viajes que emprendieron algunos teóricos franceses a Inglaterra. Aunque los ingleses parten de la experiencia como vehículo para llegar al conocimiento mientras que los franceses se basaban en lo evidente.

Y aquí llegamos a la parte más peligrosa de la Ilustración, como ya habíamos mencionado antes, cultivar y educar a un pueblo es demasiado arriesgado para los interese de los gobernantes, ya que tendríamos a un pueblo cuestionador y crítico y por lo tanto las delicias del poder simplemente no existirían. Aunque la opinión pública, provenga de un pueblo culto o no, siempre tendrá una validez fortísima y nunca perderá vigencia.

Contrario a lo que estipula el deísmo, me atrevo a decir que la expresión de Dios no solo está en la naturaleza. Mi fe en el catolicismo me hace creer que la manifestación de Dios en la existencia fue a través de Jesucristo. Es así como Dios se hizo humano y se presentó ante la humanidad como un ser humano cualquiera.

Cuando estudié por primera vez este movimiento, me llamó mucho la atención el hecho de que las ideas hayan cimentado la moral de nuestra sociedad de hoy en día y no solo en el aspecto cultural, sino también en el gubernamental al fragmentar el poder en tres partes con diferentes roles, la proposición del contrato social, el antecedente de lo que hoy conocemos como constitución y la publicación más importante de la época la gran Enciclopedia además de la declaración de los derechos humanos.

 

 

 

 

 

 

El extraordinario Immanuel Kant y su “giro copernicano”

Genio de la filosofía que al igual que Aristóteles llegó a poner orden en el cuarto del conocimiento, fue un gran sistematizador.

Postula que el tiempo y el espacio son dos formas de sensibilidad del hombre. Con esto veo una pequeña similitud con Berkeley ya que la sensibilidad del espacio y el tiempo es diferente para todos los seres humanos. Estarán muchos de acuerdo conmigo acerca de que cuando estamos aburridos el tiempo corre más lento,  y que cuando estamos en momentos agradables el tiempo corre como agua. En cuanto al espacio podemos diferir con otras personas en cuanto a las dimensiones, algunos vemos un cuarto amueblado más chico y cuando está vacío lo vemos más grande, este tipo de ejemplos, desde mi visión es como nuestra sensibilidad es regulada por el tiempo y el espacio.

Decía un famoso cantante de rock de la década de los sesenta, Jim Morrison que “la débil razón nos limita la percepción”. Me percato de una conexión con los lentes de la razón de Kant. Estos lentes racionales están pegados a nuestra visión, es la razón la que nos limita el no ver más allá de las posibilidades, desde un particular punto de vista concorde a lo que  decía Hume sobre la posibilidad de que un carbón no arda. Y estos lentes nos hacen creer que a través de la razón lo sabemos y lo comprobamos todo y por eso en ocasiones se enuncian leyes universales ó, en un ejemplo más coloquial, se nombra a una “miss universo” cuando es el hombre, el que solo forma parte de un pequeñísimo bloque del infinito muro del universo, por lo tanto Kant afirma que como formamos una pequeña parte de esa infinidad nunca llegaremos a conocer la respuesta sobre algo que nunca hemos percibido, por lo tanto no hay material en la razón para conocerlo (percepción + razón = conocimiento). Es ahí donde “la grandeza de un hombre radica en reconocer su pequeñez” cuya frase deberíamos poner en práctica.

Este extraordinario filósofo, y digo extraordinario por que en verdad lo fue al postular el “giro copernicano”, postulado tan extraordinario como la teoría heliocéntrica de Copérnico, que nos habla sobre como la conciencia moldea nuestra realidad. Y en efecto estoy de acurdo con Kant por que según mi forma de pensar veo el mundo. Un ejemplo al estilo Gaarder sería: las personas pertenecientes a las subculturas “dark”, moldean su realidad de forma melancólica y depresiva, para ellos la vida es una pena constante, es ahí donde encuentro aplicación a la teoría de Kant. Y aquí aparece esta visión magnífica sobre “las cosas en sí” y “las cosas para mí”. En una ocasión escuché en la radio a Pedro Ferriz de Con decir un frase que conecta esta teoría, y dice así “Existen tres enfoques en la vida, mi verdad, tú verdad y la verdad”. La verdad representa a las cosas “en sí” y mi verdad y tú verdad representan “las cosas para mí”. De esta manera existe siempre una verdad sustancial, pero es imposible para nosotros encontrarla ya que moldeamos la verdad en forma a nuestra conciencia. Causa también de esto, son los inherentes a la “lentes de la razón” al ser humano.

 

De alguna manera me cuesta entender la idea que tiene Kant sobre la libertad. Totalmente armonizo con aquello sobre la ética de intención. Mi padre es un claro ejemplo de esto al dar el diezmo en la misa. El está consciente de que algún sacerdote puede desviar el camino de ese diezmo, pero bajo el precepto de Jesucristo de “haz el bien y no veas a quien” da con alegría esa donación y no importa el final de esa cantidad, lo que interesa es la intención. Encontré algo de sentido sobre la libertad de Kant. Mi padre me enseñó a elaborarme un código de valores éticos. Esto pone en práctica la teoría de Kant sobre que nosotros mismos elaboramos con libertad ese “código” y por lo tanto el seguirlo nos hace libres aunque sea en contra de nuestro beneficio. Y es cuando de ninguna manera somos libres, cuando nos guiamos por el placer, el deseo y los impulsos ya que estos son impuestos por las leyes naturales al contrario de nuestro código de valores éticos que es elaborado por nosotros y le seguirlo nos hace libres que a final de cuentas, nos llevan a ser personas del tipo estético, una teoría que podría parecer en contra de los epicúreos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Romanticismo, ¿Será que el alma aprisionada en el cuerpo, quiera escapar al mundo platónico de las ideas, por un sólo momento, a través del arte?

Es un hecho que este movimiento representó la primera insurrección juvenil en Europa que a la posteridad encontramos a mediados del siglo XX una segunda insurrección juvenil en nombre de los derechos civiles. También representó el último gran movimiento social y cultura de la historia para encontrarnos en el siglo XX con un modernismo y un postmodernismo.

Esta corriente también fue una reacción hacia el mecanismo ideológico de la Ilustración. Como todo un romántico, a esto le doy una connotación y encuentro una afinidad con las ideas de Platón. Recordemos que Platón dividía al mundo en dos, el de las ideas y el de los sentidos y que el alma vivía libre en el mundo de los sentidos para después ser aprisionada en la cárcel del cuerpo. Siento que en este movimiento, sobre este deseo romántico del hombre por escapar hacia lugares inhóspitos, el alma pedía a gritos salir volando del cuerpo, aunque sea por un sólo momento y guardar en durante el viaje, en la mochila de la imaginación, todos aquellos aspectos que la sistémica razón limitaba. Es así como encontramos obras compuestas como las nueve sinfonías de Beethoven, o la conmovedora pintura de “El beso”.

El romanticismo englobó a Dios, a la naturaleza y al hombre como un todo, característica importante de esta corriente en donde el individualismo es muy marcado. Esto ilustra sobre que el camino va hacia adentro, y de alguna forma el romanticismo puedo decir que fue una oportunidad para el hombre de hablar consigo mismo como una forma de comunicación intrapersonal. 

Hoy en día me puedo considerar un romántico. En esta época tan mecanizada por la tecnología deberíamos escapar como lo hicieron los románticos hacia la imaginación y la naturaleza olvidando tan solo un momento la tecnología y la hiperrealidad de las redes y los juegos virtuales. Tengo cierta añoranza por el pasado. Desde añorar los discos compactos, el periódico o el olor de un líbro y echar a volar la imaginación y no condensando la imaginación en una virtualidad. No quiere decir que esté en contra de estas tecnologías ya que como un filósofo francés postmodernista muy de mi agrado, Jean Baudrillard dice, “hay que vivir en inteligencia con el sistema y en revuelta con sus consecuencias”. Me refiero en esta caso a los nuevos sistemas de aprendizaje y de comunicación, que no se si a veces llegan a complicar más la existencia aun mas que facilitarla. Pero como también lo ha dicho Darwin no es el más fuerte el que sobrevive, sino el que se adapta, así que si quiero sobrevivir a los cambios abruptos de la tecnología pienso en ser inteligente y adaptarme.

 

 

 

 

Hegel y la sistematización del conocimiento, un hijo de su época.

Hegel fue un excelente filósofo alemán que enunció varias teorías muy interesantes. Observándolo desde un punto de vista desde la filosofía de Heráclito acerca del todo fluye, la filosofía hegeliana nos dice que las verdades fluyen conforme el ritmo de la historia marca. Y las tendencias que marca ese ritmo histórico son las situaciones materiales y las condiciones del momento, ya sean sociales, culturales o políticas, algo parecido al marxismo. Creo que gracias a mis condiciones limitadas de recursos económicos y la situación histórica en mi familia (el divorcio de mis padres) que experimentamos mi familia y yo, pudimos concluir ciertas verdades sobre sentimientos y pensamientos. No fue un fracaso, sino un proceso duro de aprendizaje lo cual esa situación forjo mi carácter y mis concepciones para llegar al camino correcto. Aquí encuentro practicidad en la teoría de las verdades fluyentes de Hegel. Tal vez en otro tiempo y en otra circunstancia esas verdades a las cuales llegue hubieran parecido meras mentiras.

Una idea no es correcta todo el tiempo, debe de ser analizada en su tiempo histórico. Y para esto hago una similitud con la definición de comunicación. No hay definición correcta o incorrecta, completa e incompleta sino que la definición de comunicación siempre debe estar en proceso de formación tal cual la razón y a través de la historia. Coincido totalmente ya que siguiendo el precepto de que lo único constante, es el cambio ya si debe ser, el cambio debe de ser adaptado al espacio y al tiempo determinado, el cambio debe de ser puntual para ser verdadero.

La evolución de la dialéctica la asimile con la evolución de la música. En la música la música clásica es la tesis, la antítesis seria el jazz y la síntesis seria el rock and roll y del rock and roll regresamos a un tesis para poner al género pop como antítesis y como síntesis el rock-pop. Esta manera hegeliana de sistematizar el conocimiento me agradó  mucho, en verdad me encantó ya que con esta visión de su filosofía puedo solidificar mis argumentos de una manera muy concreta.

La escalera dialéctica, razón subjetiva, razón objetiva y razón absoluta. Lo asemejo como el proceso de comunicación. Va de la comunicación intrapersonal donde el individuo logra conciencia de sí mismo, digamos una comunicación intrapersonal pobre (razón subjetiva) después llega al siguiente escalón con la comunicación interpersonal (razón objetiva) donde el individuo es consciente de la familia, sociedad y estado y llega al último escalón (razón absoluta) donde verdaderamente llega a reflexionar sobre la propia actividad en la historia en un total autoconocimiento y una comunicación intrapersonal excelente.

 

 

 

 

 

Kierkegaard, enemigo del cristianismo de domingo

Filosofo danés influenciado por la melancolía religiosa que le heredó su padre. Critico de la religión de domingo en donde a lo que respecta a la actualidad no se ha avanzado tanto. Puedo equiparar esta actitud a la de una frase, popular mexicana que dice “con la cruz en el pecho y el diablo en los hechos”. Me parce buen punto crítico de Kierkergaard criticar este tipo de actitudes ya que este síntoma de una perdida de espiritualidad y con ello una pérdida de sensibilidad. Una persona puede ir a misa todos los domingo por a lo largo de la semana es despótico, tirano, agresivo, malhumorado y un sinfín de males pero nunca tiene falta en el templo en domingo.

Aquí me encuentro en un punto muy importante. Al pregonar Kierkegaard el individualismo de la persona entiendo en que se debe respetar la individualidad de la persona y tomar en cuantas su marco de referencia y más aun si estamos por ser comunicólogos. Este respeto a la individualidad ha entrado en estado de crisis hoy en día. Un ejemplo es el movimiento gestado en el internet en contra de la subcultura urbana de los “emos”. En el caso de México si se quiere progresar, debemos empezar por la tolerancia y el respeto hacia la individualidad de las personas. En la etapa adolescente de mi vida trataba de cambiar a las personas argumentándoles que mis verdades eran las correctas, entrando en una falta de sensibilidad enrome sobre las verdades personales de la otra persona. Al cabo del tiempo m di cuenta que tolerar y respetar es mucho mejor que tratar de cambiar y gracias a este libro puedo reforzar mis valores.

He sentido la fe en Dios y por eso estoy totalmente de acuerdo con Kierkergaard sobre la crítica a los racionalistas sobre tratar de explicar la existencia de Dios con la razón. Simplemente la razón es ajena a la fe, son como agua y aceite si así se le quiere ver. La fe no la puedo explicar con mi razón solo la siento. Si la fe se pudiera explicar con la razón, simplemente no sería fe.  

 

  

 

 

 

 

 

 

 

Conclusión

Sigo asombrado por este libro. Me encanta como el autor acomoda todos los elemento para relacionarlos con las teorías de los filósofos tratados, como lo es el plátano, el avión, los truenos, el espejo de latón, el pañuelo las postales.

Siento una gran emociona al llegar al capítulo de Bjerkely. Cada vez me entusiasmo mas por llegar al final y he sido tentado como Hilde a ver la ultima pagina del libro, pero sería realmente estúpido hacer eso, por eso tarto de enfocarme a lo que concierne e ir poco a poco descubriendo los enigmas que envuelven a esta maravillosa historia.

Debo de confesar que esta etapa del libro despertó emociones muy intensas, sobre todo cuando inicia la narración de la vida de Hilde, fue como despertar del sueño. Esta emotividad me llevo a varias reflexiones, lo cual estoy muy agradecido con este librito que me ha ayudado bastante en mi vida y ser una llave que habrá otras puertas para leer mas filosofía.

En general el acento de mi análisis es concorde a las teorías expuestas en esta etapa, solo difiero en algunos aspectos pero alguien dijo por ahí “donde todos piensa igual, nadie piensa mucho”

 

Bibliografía

 

Baudrillard, Jean Cultura y Simulacro (1978). Editorial Kairos, Barcelona, 1993

Gaarder, Jostein (2004). El Mundo de Sofía. Edit. Patria, Siruela, México. (13ª reimpresión) pp.321- 470

Gómez, Ramírez, Ortiz, Arvizu, Historia I De la prehistoria al renacimiento, Prentice Hall, México, 1998

Textos Políticos y Sociales I y II,  Preparatoria Abierta, SEP, material didáctico,  2005

~ por oscarmacedo en octubre 30, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: